Qué hacer con los residuos producidos en una obra o demolición

  • 916 724 282

    Aniversario 30

    En nuestro trigésimo aniversario continuamos destacando en el sector del alquiler de contenedores o sacos para obras de las mejores calidades.

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow
    Slider

    Qué hacer con los residuos producidos en una obra o demolición

    Cuando tiene lugar una obra o una demolición, sale a la luz una gran cantidad de residuos de los que es importante ocuparse para llevar a cabo el reciclaje de escombros. No obstante, algunos de los residuos que se producen en una obra o en una demolición pueden pertenecer a la materia orgánica y otros no, como podrían ser el papel y el cartón, los cuales se reciclan en otro lugar.

    Los residuos orgánicos, como los restos de alimentos, productos de jardinería o derivados del consumo humano tienen su propia manera de ser reciclados. Los residuos como chatarras tienen unas plantas de procesado que pueden ser férricas (chatarra procedente del hierro y el acero), no férricas (metales como el cobre, el bronce, el latón, el acero inoxidable o el aluminio, entre otros) y mixtas (hierro o acero mezclados con otros metales).

    El reciclaje de escombros es fundamental, ya que pueden volver a ser utilizados y se limpia la zona en la que ha tenido lugar la obra o la demolición. 

    Qué sí y qué no puede ser reciclado. ¿Los residuos tienen una nueva vida? ¿Se pueden reciclar los residuos?

    Para llevar a cabo un buen reciclaje de escombros, además de todos los metales mencionados anteriormente, también entrarían materiales como los neumáticos. De ellos se obtienen nuevas aplicaciones, como puede ser el césped artificial o su reutilización en el asfalto de las carreteras o en barreras de contención.

    Muchos de los residuos, como se puede ver, tienen una segunda vida, una nueva forma de que puedan ser usados. De hecho, hay plantas de reciclaje específicas para plástico, vidrio, papel, metal, materiales electrónicos y mucho más. Se van agrupando hasta conseguir la cantidad necesaria para que se reutilicen.

    Los materiales que no corren esa misma suerte acaban siendo incinerados o se mandan a los vertederos.