Peligros y sanciones por mala gestión de residuos (I)

  • slider
    SERVICIOS

    TRANSANC

    slider - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    slider - copiar - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    slider - copiar - copiar - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow

    Peligros y sanciones por mala gestión de residuos (I)

    Tal y como vimos la semana pasada, estudios recientes realizados revelan que de los millones de toneladas de desechos que se generan anualmente a nivel mundial, un gran porcentaje se elimina de manera incorrecta. 

    De esta manera, otro ejemplo de los efectos peligrosos de la eliminación inadecuada de desechos es la contaminación del suelo que se produce cuando los productos químicos peligrosos entran en contacto con el suelo. Estos productos químicos son absorbidos por las plantas que luego son utilizados por otros organismos, incluidos los humanos, que como resultado pueden causar enfermedades y daños extensivos a la salud de capas amplias de población.

    La eliminación inadecuada de desechos también puede interferir con el suministro de alimentos, ya que el crecimiento de las plantas se ve afectado y se reduce la cantidad de alimentos producidos.

    El impacto ambiental de los residuos de construcción y demolición

    Si bien puede resultar más fácil y económico para las empresas de construcción simplemente arrojar materiales usados ​​o no deseados en un vertedero, estos desechos pueden tener un impacto negativo en el medio ambiente.

    Los vertederos en crecimiento emiten metano, que contamina el aire y agrava el efecto invernadero. El vertido de materiales peligrosos como pinturas, barnices y otros productos químicos en los vertederos puede hacer que las sustancias peligrosas se filtren en la tierra. Esta filtración puede afectar las aguas subterráneas y provocar escorrentías, que pueden contaminar las vías fluviales, destruir ecosistemas y contaminar los suministros de agua dulce.

    La demolición también puede introducir contaminantes al medio ambiente. Cuando los contratistas derriban edificios, el viento puede arrastrar polvo y escombros sueltos, dejándolos asentarse en el área o incluso a kilómetros de distancia. Dependiendo de la composición de este polvo, podría tener un efecto adverso en la salud pública. Como resultado, estas sustancias viajan por el aire y se depositan en jardines, hogares y otras zonas habitadas, afectando tanto a las personas como al medio ambiente.