Cómo crear compost casero para el jardín

  • 916 724 282

    Aniversario 30

    En nuestro trigésimo aniversario continuamos destacando en el sector del alquiler de contenedores o sacos para obras de las mejores calidades.

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow
    Slider

    Cómo crear compost casero para el jardín

    Obtener un compost orgánico para nuestras frutas y verduras crezcan con los materiales sobrantes de nuestra cocina es una labor perfecta para hacer que los más pequeños puedan acercarse al mundo agrícola y natural de una forma divertida, didáctica y cercana.

    De esta forma, desde Transanc queremos ofrecerte las claves para que puedas elaborar un compost casero en familia con elementos que encontremos en nuestra cocina diaria.

    En primer lugar, cabe destacar la importancia de elegir un recipiente adecuado para que los elementos orgánicos que utilicemos se conviertan en compost. Dicho recipiente, lo podemos adquirir en tienda o usando productos reciclados tales como cajas de fruta de madera, tiestos o palets de obra, entre otros.

    Este recipiente no debe estar en contacto directo con el suelo a la hora de llevar a cabo el compost, por ello, cualquier recipiente nos servirá so no está en contacto con el suelo. Usando tiesto o caja, realizaremos unos agujeros en la base del mismo y colocaremos una primera capa de tierra y una segunda de materiales secos, tales como restos de ramas, paja, serrín, etc. Esta primera capa evitará que se corrompa el compost.

    En segundo lugar, tenemos que elegir nuestros materiales para el compost, tales como restos de verduras, pieles de patatas, hierba húmeda, posos del café, cáscaras de huevo, paja fresca o la piel de las frutas, entre otros, siendo lave la combinación de celulosa, nitrógeno, azúcar y diferentes restos para preparar el abono orgánico. Hay que tener cuidado de que los desechos no se pudran, para lo cual ventilaremos periódicamente la masa de compost e intercalaremos capas alternas de desechos húmedos y secos.

    Añadiremos los residuos orgánicos a la masa de tierra ya preparada, teniendo en cuenta que no es un cubo de basura, sino un recipiente para enriquecer la tierra para nuestro huerto o nuestras plantas.

    Hay que tener en cuenta que es necesario cierto grado de humedad para que pueda generarse el fertilizante que enriquecerá nuestros cultivos. Por ello, es necesario regar de vez en cuando sin encharcar la mezcla, procurando que la humedad llegue a todas las partes.

    Y tú. ¿Estás preparado para hacer tu propio compost?