Historia del ladrillo (I)

  • 916 724 282

    SERVICIOS


    TRANSANC

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow
    Slider

    Historia del ladrillo (I)

    Uno de los materiales más importantes a lo largo de la historia ha sido el ladrillo. Pero, ¿sabes cúal es su historia? Pues hoy en Transanc te lo contamos todo.

    El ladrillo ha sido uno de los inventos que más ha contribuido al desarrollo de las culturas. Aunque muchas veces pasa desapercibido, el ladrillo, en sus diferentes formas, está presente en cualquier lugar del mundo civilizado. Así, ha ido evolucionando a la vez que lo ha hecho la humanidad. Aunque al comienzo estaban hechos con materiales menos duraderos sirvieron para proteger al ser humano y para construir diversos monumentos, algunos todavía hoy están en pie.

    De esta forma, el uso del adobe se fecha sobre el 10.000 y el 8.000 a.C. y los ladrillos, como elemento de construcción, en unos 11.000 años. La primera vez que se utilizaron fue en el neolítico precerámico del Levante mediterráneo hacia 9500 a. C. Se cree que esto se debe a que en aquella zona había escasez de madera y de piedra, elementos constructivos de otras zonas.

    A lo largo de unos 10.000 años, desde su invención hasta nuestros días, el ladrillo ha ido evolucionando según las necesidades del hombre. Comenzando por la invención del molde, más tarde con la cocción y la evolución de los hornos, la introducción del esmaltado, dar forma a los ladrillos para crear esculturas y la invención de difíciles  diseños para unir juntas.

    Con el comienzo de la sedentarización en Mesopotamia prácticamente todo estaba hecho con arcilla, ya que era un material que se encontraba en abundancia. Desde aquí se extendió a Egipto, a China y, poco más tarde, a Europa a través de Grecia y Roma.

    La arcilla para fabricar ladrillos fue utilizada ya por las poblaciones mesopotámicas hacia el 6000 a. C. La utilización de ladrillos se debía a que era más fácil transportarlos ya fabricados que cargar el barro al lugar de construcción.

    Como ya hemos dicho los primeros ladrillos fueron de arcilla secada al sol, llamados adobe. Una de sus principales características era su fácil manejabilidad ya que podían colocarse con una sola mano.

    Los primeros poblados fueron amurallados para protegerse del exterior. Estos son anteriores a la época de la cerámica y de los metales. Aquí se han descubierto los ladrillos más antiguos, hechos de una forma tosca. El ladrillo más antiguo se encontró en Jericó, datando del 8300 a.C.

    Al comienzo se fabricaban sacando barro del suelo con un palo, después lo mezclaban con agua y más tarde lo amasaban hasta darle una forma más o menos rectangular, luego se secaban al sol. Dos milenios después empezaron a marcar la parte superior con espinas de pescado o con la huella del dedo pulgar para saber quién lo había fabricado.

    Los ladrillos eran más prácticos que el barro en sí. Éstos eran más fáciles de transportar y las paredes eran más resistentes. Además, acabó con la necesidad de poner un soporte para sujetar ambos lados de la pared para mantenerla recta.