Cómo podar un árbol para que nunca pierda su fuerza (III)

  • SERVICIOS

    TRANSANC

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow
    Slider

    Cómo podar un árbol para que nunca pierda su fuerza (III)

    Como os hemos adelantado estas últimas semanas, los contenedores para poda son perfectos para la contención, transporte y gestión de los residuos resultantes de las actividades de poda y jardinería en fincas, parques, campos deportivos y zonas verdes en general. En TRANSANC prestamos el servicio de alquiler de contenedores a precios competitivos, desde hace varias décadas.

    Pero, ¿cómo podar correctamente nuestros árboles? Pues toma nota:

    Cómo realizar el corte adecuado

    Hay que tener presente que la poda debe realizarse cuando el árbol está en periodo vegetativo, es decir, cuando está en su etapa de crecimiento y desarrollo. Este momento es ideal porque apenas circula la savia y es muy positivo para el árbol. Los cortes mal hechos o hechos fuera de época pueden provocar la aparición de infecciones por hongos. Esto puede ser muy peligroso porque puede provocar que el árbol se pudra.

    Para hacer el corte adecuado hay que tener en cuenta que un corte provoca una herida. Para que el árbol pueda sanarse, los cortes deben ser siempre limpios y sin desgarros. Por ello, es tan importante contar con las herramientas adecuadas y éstas deben estar en el mejor estado posible. Además, hay que hacer el corte en el lugar correcto para que todo salga a pedir de boca.

    Al hacer el corte no debe hacerse ni demasiado alejado del tronco ni demasiado pegado. Se debe hacer en el punto de unión con la rama madre. También puede hacerse en la intersección de dos ramas, donde se forma una “Y”. Se recomienda no hacer cortes al ras del tronco.

    Otra alternativa para hacer un corte correcto es optar por lo que se conoce como corte en bisel. Con este corte se evita que la herida que se provoca no retenga humedad. Con la humedad se favorece la aparición de hongos y el consiguiente proceso de pudrición. 

    Al realizar el corte se debe respetar el cuello, que es la zona de la base de la rama. La razón es porque en esta zona, se concentra el mayor número de células que servirán para cicatrizar la herida.