¿Qué tierra necesita tu jardín?

  • 916 724 282

    Aniversario 30

    En nuestro trigésimo aniversario continuamos destacando en el sector del alquiler de contenedores o sacos para obras de las mejores calidades.

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow
    Slider

    ¿Qué tierra necesita tu jardín?

    Es muy importante conocer qué tipo de suelo tienes en tu jardín para decidir qué plantas cultivarás, qué riego instalarás y cómo debes pretratar la tierra. Podemos dividir el tipo de suelo en dos grandes grupos en función de sus propiedades:

    Suelo arcilloso

    El suelo arcilloso está formado por partículas de roca diminutas que se aglutinan por efecto de la humedad y una vez secas se compactan formando terrones de diferentes tamaños. Si cogemos un puñado de tierra arcillosa y lo aplastamos, comprobaremos que se forma una bola más o menos compacta si está húmedo o se deshace cuando está seco.

    La principal ventaja con la que cuenta este tipo de suelo es su fertilidad, pero al regarlo, debido a su mal drenaje, el agua se estanca en la superficie y priva a la planta de los nutrientes necesitarías para desarrollarse en óptimas condiciones. Además, la tierra se compacta y ralentiza el crecimiento radicular.

    Los suelos arcillosos pueden enmendarse añadiendo compost, ya que la partícula fina de arcilla se une a la partícula del humus y hace el compuesto arcilloso-húmico aporté porosidad para que el agua penetre mejor.

    Suelo arenoso

    Los suelos arenosos están formados por partículas de roca más grandes y al cogerlas con la mano, la tierra se nos escapará entre los dedos si está seca o se formará una pasta fina que secará con rapidez.

    Este tipo de suelos son muy permeables luego deben ser regados con mayor frecuencia, pero al regarlo los nutrientes van disolviéndose y dispersándose.

    Por mejorar un poco las propiedades humectantes del suelo, se le debe aportar materia orgánica para el suelo gane fertilidad y las plantas encuentren nutrientes fitodisponibles. Sin embargo, el suelo arenoso sí que puede ser bueno para el cultivo, por ejemplo, de césped o de plantas crasas como cactos y suculentas.