Planta de gestión de residuos: qué es y cómo funciona (II)

  • slider
    SERVICIOS

    TRANSANC

    slider - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    slider - copiar - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    slider - copiar - copiar - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow

    Planta de gestión de residuos: qué es y cómo funciona (II)

    escombros

    Tal y como os contamos la semana pasada, la labor de una planta de tratamiento o gestión de residuos RCD no se trata solamente de una cuestión básica de economía, en la que el reciclado de los residuos ayuda a reutilizar los materiales contribuyendo a abaratar los costes posteriores de la construcción.

    Pero, ¿quieres saber más sobre este tema? Pues hoy en Transanc te lo contamos todo.

    ¿Cómo funciona una planta de gestión de residuos?

    Los residuos de construcción y demolición comprenden los escombros generados durante ese tipo de actividades industriales. Cada vez que se construyen, renuevan o demuelen edificios y estructuras de ingeniería civil, se genera una cantidad considerable de residuos. Estos desechos a menudo incluyen una variedad de materiales dependiendo de cómo y dónde se generaron, incluidos concreto, metales, ladrillos, vidrio, plásticos, orgánicos, etc.

    La construcción y la demolición, si no se gestionan adecuadamente, pueden ser una gran amenaza urbana. Los desechos RCD son una fuente importante de contaminación del aire. Los vertidos ilegales desenfrenados en lagos y ríos también están destruyendo nuestros ecosistemas y contaminando nuestra agua.

    Los avanzados sistemas de procesamiento de desechos de RCD ayudan a convertir estos desechos en arena reciclada y agregados, como los áridos reciclados, que tienen una variedad de usos y aplicaciones de construcción. La correcta gestión de una planta de tratamiento de residuos tiene diversos efectos positivos:

    • Maximizan la producción de áridos de gran valor y alta calidad que se pueden utilizar como reemplazo de materiales naturales en una variedad de aplicaciones de construcción, incluida la producción de hormigón y asfalto.
    • Garantizan la capacidad de satisfacer la creciente demanda de arena y agregados de una fuente sostenible.