El reciclaje de RCD, la oportunidad perfecta para reducir el impacto ambiental

  • slider
    SERVICIOS

    TRANSANC

    slider - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    slider - copiar - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    slider - copiar - copiar - copiar
    TRANSANC

    "es una empresa de recogida y alquiler de contenedores"

    previous arrow
    next arrow

    El reciclaje de RCD, la oportunidad perfecta para reducir el impacto ambiental

    Los residuos de construcción y demolición constituyen el flujo de residuos más grande de la UE, y representan más de un tercio de la generación total de residuos. Sin embargo, según datos oficiales, solo el 25% de los desechos de las obras llega a las plantas de tratamiento de residuos para su reciclaje. 

    España, además, es uno de los países que más escombros genera por habitante, hasta una tonelada al año, y este tipo de residuos supone el 40% del total generado, lo que representa entre un 10% y un 15% más que la media europea, tal y como apunta la asociación Áridos Reciclado-RCD.

    ¿Quieres saber más sobre este tema? Pues hoy desde Transanc te lo contamos todo.

    A pesar de que la normativa europea fijaba para el pasado año 2020 que el 70% de los residuos generados por el sector de la construcción deben reciclarse, en España este porcentaje solo alcanza el 40%. Unas cifras de reciclaje muy bajas a pesar que los RCDs son valorizables en porcentajes cercanos al 100%

    Los residuos de construcción y demolición (RCD) son, con un 30% del total, y tras los urbanos, el segundo residuo en volumen y peso en la Unión Europea.  Los RCDs son, una vez procesados como Áridos Reciclados. Un hecho que compone el más claro exponente de aplicación de la filosofía de la Economía Circular: reutilización, reducción, minimización de impacto, bajos costes de procesos… 

    Sin embargo, algunos datos apuntan que algo menos del 20% de los RCD de obra son tratados y valorizados en planta, un 30% son depositados ilegalmente por el productor en el medio natural, y el 50% restante acaban en manos de la gestión comercial irregular.  

    De esta forma, la economía circular es lo que hace que los escombros tengan una segunda vida y convierten así a este sector en un referente, evitando a su vez la extracción de áridos naturales, con la consiguiente minimización de impacto ambiental y consumo de energía.